El Fondo de Subsidios para Productores Audiovisuales es una fuente de financiación gestionada por SIPCATV a la cual pueden acceder los productores a través del Concurso Anual.

Como mucha ilusión y alegría presentamos este gran desafío y novedosa iniciativa: un esfuerzo dedicado a buscar y otorgar fondos exclusivamente para promover la producción audiovisual católica de alta calidad.

Durante los primeros años los beneficiarios están restringidos a América Latina. Continuando con el estilo de BNC y SIPCATV pretendemos desarrollar el contacto personal y el sentido de comunidad. Este es un esfuerzo de todos para ayudar al sustento  de aquellos que tienen talento y vocación para utilizar la comunicación audiovisual para difundir los valores del Evangelio.

Los solicitantes se pueden presentar en forma independiente o (preferentemente) en coproducción con un Canal u otra institución interesada,

Este Concurso, que se realiza anualmente, publica sus bases según los criterios consensuados por los interesados: canales de la red SIPCATV, Responsables del Servicio, entidades financiadoras, organizaciones asesoras y de control.

Los solicitantes deben presentarse para las categorías y géneros que se concursan, proponiendo ideas y mostrando la idoneidad y experiencia correspondiente al premio que solicitan. Para facilitar el acceso a la mayoría, se concursan premios de diversa complejidad y exigencia. Algunos tienen prioridad para productores jóvenes.

SIPCATV sólo interviene como organizador del Fondo y realiza la campaña de búsqueda de donaciones, destinando todo lo recaudado para los subsidios.

El tipo de producción audiovisual que se busca, estará destinada a cubrir las “necesidades del mercado”. Por ello se publican bases claras sobre el tipo de producto que se espera tanto por su calidad técnica así como por la temáticas y géneros que tienen mayor prioridad.

El productor financiado por el Fondo, otorga los derechos de emisión como primicia para los canales miembros de la Red de SIPCATV. Luego, los derechos regresan a manos del productor. Según las características de cada producción, se busca maximizar los beneficios para los productores y, en definitiva, una mayor difusión de piezas audiovisuales que difundan valores evangélicos en sintonía con las prioridades de la Iglesia en estos tiempos.

Por ello el productor es informado de las condiciones de cada Subsidio desde el mismo momento de la publicación de los formularios.

 

PROGRAMACIÓN